Viaje al corazón de los Esteros del Iberá en Argentina

- Blog México Extraordinario -

Por Carina Etchegaray.

Los Esteros de Ibera, representan el segundo humedal más grande de América del Sur. Desde el corazón de la Argentina, suman más de 700 mil hectáreas con 4000 especies de flora y fauna. De la naturaleza más exuberante a la hospitalidad correntina.

Ubicada en Argentina, en el corazón de la provincia de Corrientes, la Reserva Natural del Iberá es un paraíso verde que atrae a viajeros de todo el mundo. Se trata del segundo humedal más grande de Sudamérica y uno de los más valiosos del planeta. Son 12 mil kilómetros cuadrados de biodiversidad en el más puro sentido de la palabra, donde conviven yacarés, lobitos de río, carpinchos y monos carayás; especies en extinción como el oso hormiguero o el yaguareté, que están siendo reintroducidos en este hábitat; 300 variedades de aves, peces y plantas acuáticas de lo más diversas. Todo es exuberante, intenso, salvaje.

“Defendemos un turismo sustentable, que nos permita mostrar a los viajeros la fauna y la flora pero sin alterar el ecosistema”, cuenta Martín Ledezma, guía de turismo de Ñande Retá, uno de los lodges más antiguos de Colonia Carlos Pellegrini, lugar de referencia para instalarse y, desde allí, recorrer la zona. Y ese concepto se sostiene con hechos concretos: las lanchas que recorren los Esteros tienen turnos y horarios de visitas diarias, todas deben pasar, antes de entrar y al salir de la laguna, por el control del Parque Provincial Iberá.

HISTORIA VERDE

Pero esta mirada respetuosa del entorno no siempre fue así. Durante años, los cazadores furtivos se movían casi impunemente al punto de que muchas especies, hoy reinsertadas o en vías de recuperación, habían desaparecido de los Esteros.

Paradójicamente, fueron los mismos cazadores, hace varios años atrás a los que se convocó para generar el gran cambio. “Los cazadores se comprometieron y ayudaron, incluso, a empezar a recuperar estas especies, nadie como ellos conocían las costumbres y los movimientos de los animales”, sintetiza Ledezma.

El esfuerzo de los lugareños sumado al compromiso del gobierno de Corrientes y a la donación de una vasta cantidad de tierras por parte de las fundaciones CLT -creada por los conservacionistas Doug y Kris Tompkins-  y Flora y Fauna Argentina dieron su fruto. A fines de 2018, el Congreso de la Nación aprobó la creación del Parque Nacional Iberá que, de esta manera, se convertirá en el parque natural más grande de Argentina al sumar, por supuesto, los esteros y humedales de Parque Provincial contiguo. Serán más de 700 mil hectáreas con 4000 especies de flora y fauna que recibirán, en la próxima década, a más de 100 mil visitantes.

AGUAS BRILLANTES

Llegar al corazón de los Esteros no es fácil. Quizá por eso, en parte, poner los pies sobre los caminos rojizos de la Reserva y perder la mirada en las vastas llanuras cubiertas de agua que se funden en el infinito, cobra más valor.

Lo más recomendable es hacer base en la Colonia Carlos Pellegrini. El paso siguiente es elegir un buen hospedaje, porque son los establecimientos hoteleros los que organizan las visitas al Parque o los paseos en lancha por la laguna Iberá.

Una parada obligada es pasar por el Centro de Visitantes de Colonia Pellegrini ó Centro de Interpretación “Aguas Brillantes”, punto de ingreso de la Reserva. Desde allí, se puede emprender una caminata por las pasarelas y por el “Sendero de los Monos”, donde la selva correntina se muestra como una galería natural, verde, con cientos de aves y árboles añosos de distintas especies que apenas permiten que pase la luz del sol. En ese, su hábitat, el secreto para ver a algún mono Carayá o Aullador Negro es quedarse en silencio, observando las copas de los árboles hasta que comienzan a moverse y, así, como por arte de magia aparecen familias enteras.

Sin embargo, las excursiones en lancha son las más impactantes. Navegar durante el día por el arroyo Miriñay permite observar la flora y la fauna en todo su esplendor, en primer plano, con tanto detalle que se convierten en los paseos elegidos por los amantes de la fotografía.

Lo que definitivamente no hay que perderse es la caminata nocturna, con guías especializados. Bajo un cielo que parece tener más estrellas que nunca, divisar con las linternas los ojos encendidos de los yacarés y escuchar el croar intenso de las ranas en medio del silencio es una experiencia única. Si hay luna llena, la magia es completa.

El tiempo se detiene sobre las “aguas brillantes”, nunca mejor traducido el significado de Iberá en guaraní.

EQUILIBRIO PERFECTO

Los Esteros del Iberá son en realidad un depósito de agua estancada, con una profundidad que no supera los tres metros. Los aguapés, las amapolas y las lentejuelas de agua son algunas de las especies flotantes que cubren la superficie de las lagunas formando camalotales, que dan origen a los embalsados.

Sobre este entretejido natural se deposita la tierra que permite el arraigo de las plantas. Algunas de estas islas flotantes llegan a los dos metros de espesor y resulta impactante observar en silencio la convivencia perfecta de los animales que, a menos que necesiten alimentarse, no se molestan entre sí. Los carpinchos nadan o se mueven lentamente ante la mirada inmutable de los bravos yacarés overos.

GUÍA DE VIAJE

CÓMO. Desde Buenos Aires, lo más conveniente es llegar en auto o en micro hasta Mercedes (son 800 km aproximadamente por la Ruta Nacional 14 y luego por la  Ruta Nacional 119) y, desde allí, por la Ruta Nacional 40, hasta Colonia Carlos Pellegrini, una pequeña localidad pacífica y con fuerte identidad correntina. Este tramo recorre 115 km por un camino de ripio que, si llueve, solo puede transitarse en vehículos 4×4.

CUÁNDO. Otoño y primavera son las estaciones ideales para visitar los Esteros del Iberá. En invierno el clima es frío y húmedo y, en verano, las temperaturas llegan a los 50 grados. Lo mejor es programar una estadía de tres días, para poder realizar todas las visitas y recorridos. Para comenzar el primer acercamiento, esta web es muy útil: https://www.argentina.gob.ar/parquesnacionales/ibera.

DÓNDE. Para hospedarse, Ñande Retá es una excelente opción. Ubicado en medio de un parque añoso, es un clásico para instalarse en Colonia Carlos Pellegrini porque ofrece todas las excursiones y paseos para recorrer los Esteros con guías especializados. Habitaciones confortables, personal cálido y hospitalario, y deliciosa cocina de autor. www.nandereta.com.